"Nunca hubo un monumento de cultura que no fuera un monumento de barbarie. Y así como la cultura no está exenta de barbarie, no lo está, tampoco, el proceso de transmisión de la cultura. Por eso, en la medida de lo posible, el proceso histórico se desvía de ella. Considera la tarea de comprenderla como un cepillar de la historia a contrapelo" WALTER BENJAMIN

jueves, 10 de diciembre de 2015

La mujer y la política



 Luego de dos días muy agitados que hemos vivido quienes sentimos la política más allá de las elecciones y la asunción presidencial, es necesario dejar un poco de lado las pasiones que genera el devenir de la coyuntura. Hemos dejado de tener una presidenta que ha sido reemplazada por un hombre y una mujer que ha tomado el lugar del gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Y es en este lugar donde la realidad le da paso al análisis del rol que la mujer ha ganado en la política en los últimos años. No se trata esto de hablar desde la visión de género que atraviesa nuestra sociedad en la actualidad. Nada de eso, sino todo lo contrario. La propuesta es tomar un puñado de ideas y plasmarla en este intento de crónica.

 Cristina Fernández de Kirchner, presidente saliente de la Nación ha sido (sacando el devenir de su administración, variando según apreciaciones personales) sin lugar a duda una de las personalidades con mayor influencia sobre políticas de género en la Argentina. Desde que asumió la Presidencia en 2007 se encargó de mostrar y mostrarse como una mujer profesional, de convicciones, con carácter, firme en el rol más importante al que puede aspirar un argentino, pero sin dejar por eso de mostrar una imagen exterior femenina. Algo que las líderes del mundo tienden a abandonar a favor de trajes y maquillaje que dejan ver la falta de él. En sus propias palabras: “Por ser presidenta no iba a renunciar a ser mujer”.

 Y es este el punto neurálgico del análisis, la visión que una mujer tiene de sí misma y la que transmite desde sus actos o acciones públicas. En las oportunidades que abordó la temática, deslizó conceptos muy claros del rol que le toca a la mujer en el nuevo siglo y los desafíos que todavía quedan para llegar a una verdadera igualdad de oportunidades y borrar las barreras que todavía existen entre los sexos.

 El día 10 de diciembre de 2015 será recordado por los argentinos por muchas cosas, entre otras, la asunción de un gobierno del mismo signo en Capital, Nación y Provincia de Buenos Aires. Y es aquí donde resulta importante detenerse y escuchar con cuidado algunos pasajes de los pomposos discursos de asunción. Sobre todo el de María Eugenia Vidal, la primera mujer que llega al cargo de Gobernador (o Gobernadora) de la Provincia de Buenos Aires. Durante su discurso leído (se acabaron los oradores sin papel) Vidal se refirió por primera vez a su condición de mujer autocalificándose de esposa y madre. Poniendo a su madre como el ejemplo a seguir en una mujer, desde su dedicación y amor a la familia.

 Este relato muestra de manera acabada la autopercepción que María Eugenia Vidal y su agrupación política poseen sobre las políticas de género. Una visión sesgada a lo tradicional pero no a los desafíos que tiene en esta nueva era de la sociedad argentina, que ha avanzado mucho en estos temas.

El cambio también puede ser un retroceso, y tomando los dichos de Vidal o la actitud silenciosa de la Primera Dama, la idea de volver al rol “tradicional” de la mujer de familia que se propuso hoy a la mañana, atrasa varias décadas. Es importante que la sociedad esté atenta a cuidar este y otros tipos de derechos logrados, que hoy parecen obvios, pero pueden caer en el olvido mucho más rápido que los años de lucha que costaron ponerlos en práctica.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Presencias y Ausencias

En los últimos días dos frases se cruzaron en mi camino y resonaron mucho más que las millones que atacan mis sentidos a diario. Son esos instantes en que uno siente que una frase lanzada al aire desde un dispositivo electrónico estuvieron estructuradas a medida de tu individualidad. Los textuales fueron los siguientes: “La personalidad de un individuo está hecha de sus presencias y de sus ausencias”, mientras que la otra rezaba “En las épocas de las fiestas de fin de año, las ausencias se amplifican”.

Sería muy egoísta de parte de cualquier persona dejar de lado las presencias y las personas que contribuyen con esa palabra tan buscada y tan efímera como la felicidad. Un TE AMO en los labios de una compañera de vida o una hija siempre hacen que el peso del camino sea mucho más liviano y placentero. Ser padre es una de las cosas más maravillosas que la vida te puede regalar. Sin embargo tiene que ver con eso, los regalos de la vida vienen acompañados de las otras cosas que la vida se lleva.

El problema comienza cuando lo maravilloso de ser padre no viene de la mano con la posibilidad de seguir siendo hijo y producir ese trasbasamento generacional llamado abuelidad. Es una especie de experiencia de equilibrista sin red de contención, no contar con el apoyo de quienes te forjaron como persona, a quienes uno les tiene reservados un tipo de amor que murió con ellos y muy probablemente jamás (una de las palabras más terribles de la vida) vuelva a fluir de las propias entrañas. Mi papá no llegó a conocer a mis hijas y esa es una de las penas más grandes que llevo en la vida, y mi mamá cerró sus ojos meses antes de que naciera mi segunda hija. Siempre guardaré en el corazón la relación que tuvieron ella y mi hija mayor: las sonrisas cómplices, los abrazos y la oportunidad que la nieta le cumplió el sueño a la abuela y se quedó a dormir en su casa.

La navidad siempre fue un momento de encuentro familiar, aunque haya caído en la cuenta que de las reuniones que se hacían en esa fecha, solo quedamos mi hermano y yo. Aunque esta Nochebuena se agregarán a nuestra mesa de dos, dos hermosas mujeres y cuatro preciosas hijas (dos y dos) que renovarán de alegría la reunión y compartirán mesa con los recuerdos y todos los comensales que ya no están. Presencias y ausencias, presente y pasado, cercanías y lejanías; un fiel reflejo de cualquier instancia de la vida.

lunes, 28 de enero de 2013

Para la línea H, expropiación

Cuesta mucho abordar el tema sin recurrir a la ironía. Se podría comenzar a manera cinematográfica con un “de los mismos realizadores de la escuela shopping” o “creían que los ‘90 eran sólo un recuerdo…” pero nada parece dar cuenta de la verdadera gravedad de los hechos. Otra vez una expropiación mínimamente polémica, otra vez la sospecha de corrupción desde el Gobierno Porteño, otra vez una medida que le da la espalda a la ciudadanía y le hace un guiño cómplice a los viejos socios de negocios. Lo cierto es que el 2013 despertó a la Ciudad de Buenos Aires con un puñado de negocios que el 2 de enero no abrieron sus puertas, no volvieron a la actividad como todos los demás, sino que mantuvieron sus puertas cerradas, sus persianas bajas, sus vidrieras pintadas de blanco. La sombra que sobrevoló durante todo el 2012 se hizo efectiva, el Gobierno Porteño dio curso a la expropiación de 3432 metros cuadrados de locales en puntos neurálgicos de la ciudad para construir cuatro estaciones de la línea H de Subterráneos. Los terrenos elegidos se ubican en el barrio de Pompeya, en la avenida Saenz, en Córdoba y Pueyrredón, y en la esquina de Santa Fe y Pueyrredón. Las últimas dos centradas en uno de los barrios más caros de Buenos Aires si de valor por metro cuadrado se habla. De la mecánica de la expropiación se pueden observar varios puntos como mínimo discutibles. Según los dueños de los terrenos o locales, el precio pagado por el gobierno de la ciudad no se ajusta al mercado sino a un cálculo sobre el valor fiscal que no llegarían a cubrir el 30% del precio de inmobiliaria. Por otro lado, los damnificados fueron los comerciantes que alquilaban los locales y gozaban de contrato vigente. En su caso la pérdida fue total. No solo no pudieron continuar con lo pactado con los dueños de los locales sino que quedaron con el lucro cesante sin ningún tipo de indemnización y con la obligación de tener que despedir a cada uno de sus trabajadores, que la ley obliga a remunerar por la pérdida de su trabajo. Claramente el mega plan no los tuvo en cuenta aunque las cifras fueron millonarias. Pero el verdadero problema aparece cuando se posa la vista en la cantidad de metros cuadrados expropiados y el destino de los “excedentes” de la construcción de las estaciones de Subte de la línea amarilla con detalles negros. El cálculo es bastante sencillo, si construir bocas de subte no lleva más de 15 metros cuadrados (digamos que necesitarían 50 metros) y hablamos, exagerando, que se necesitarán 4 bocas de subte por estación (darían un total de 16 bocas), se podría decir que se necesitan la importante suma de 800 metros cuadrados afectados al acceso a las estaciones. Entonces ¿por qué expropiar 3432 metros cuadrados? Pero esto no termina aquí, la ley que regula la expropiación dice que los metros “sobrantes” de la construcción de los accesos se dividirán en dos partes: los terrenos que no se usen para las bocas ubicados a lo largo de la avenida Pueyrredón (en las intersecciones con Santa Fé y con Córdoba, o sea los más caros) serán administrados por Subterráneos de Buenos Aires, dando disponibilidad para hacer concesiones que irían a un hipotético fondo para la ampliación de la red de Subterráneos. Distinto destino tendrán los remanentes de la zona Sur, que serán destinados para Obra Social (escuelas, parques, etc) a manos de la administración del Gobierno Porteño. No son menores las voces que, a la medida del Metro de Barcelona, hablan de la hipotética creación de verdaderas Estaciones Shopping dentro de los tantos metros que le sobrarán a la obra. Nadie puede aseverar tamaña acusación, pero los lugares elegidos, las diferencias de concesión de los sobrantes y las personas beneficiadas en el negocio hacen un poco de ruido. Ojalá no se estén Haciendo Buenos Negocios en Buenos Aires. Por el bien del alicaído Subte y por el bien de todos.

viernes, 16 de noviembre de 2012

Lo posible y lo imposible

Cuando uno es un chico el contacto con la realidad suele tener vaivenes. La línea divisoria entre lo posible y lo imposible se suele esfumar entre las pulsiones y los deseos. Lamentablemente, en algunos puntos, la edad y la experiencia van enseñando como esa brecha no solo queda marcada por una línea divisoria, sino que la línea crece y se transforma en una pared. Aunque a veces uno pueda encontrar una grieta, y en mi caso esa grieta siempre tuvo un nombre: San Lorenzo de Almagro. Menuda historia me tocó vivir cuando me formaba como hincha. Tres años después de mi nacimiento se jugaba el último partido en el Viejo Gasómetro, un par de años después el equipo descendía a la B y desde su regreso no podía sanar esa herida con la obtención de un nuevo campeonato en Primera. El viejo canto que rezaba “no tienen cancha y se fue a la B” resonaba como una herida que dolía demasiado. El sentimiento de hincha se fue reforzando en canchas ajenas y con mudanzas periódicas. Así grité por sus colores en cancha de Boca, Huracán y Ferro, pero San Lorenzo tiene algo mágico, eso que hace que en las malas se aliente más y que las esperanzas jamás se pierdan. En el colegio, ningún cuervo de mi edad la pasó bien. Apenas alguna liguilla y los triunfos históricos contra Boca o River mitigaban la angustia, pero solo eso. Muchas veces, a modo de chicana, me preguntaban por qué me hice hincha de un equipo por el que sufría tanto. Las respuestas eran obvias, pero las malas llovían sobre el firmamento azulgrana. Tener un estadio propio parecía una utopía, el supermercado era una herida fortísima y el campeonato tan ansiado no llegaba y el calendario marcada 21 años de sequía en el fútbol grande. Volver a los tiempos de gloria parecía un milagro, pero estamos hablando de San Lorenzo. En 1994 llegó ese sueño llamado Nuevo Gasómetro, un sueño para todos los sanlorencistas que nunca habíamos visto un partido verdaderamente de local. Un año después el primer campeonato de mi vida y los títulos del 2001 y 2007 y los primeros dos títulos internacionales. Cuando la vuelta del equipo grande parecía imparable, nació la posibilidad de volver a Boedo y volver a pisar los terrenos que hicieron grande la historia de San Lorenzo. Y el 15 de noviembre de 2012 se cerró la brecha de lo imposible. Señores, lo imposible puede suceder y más si se trata de San Lorenzo. El equipo del que me hizo fanático mi viejo, que ya no está físicamente en este mundo, pero está en cada gol que grito de manera desaforada. San Lorenzo son las viejas pastas en la casa de la abuela antes de que nos llevaran a la cancha, aunque no nos interesara demasiado el fútbol. Es el placer de haber pagado una entrada para invitar a mi papá como retribución a tantos años de amor depositados en la pasión azulgrana. San Lorenzo es mi vieja, que era de River y logramos convertirla, o mi esposa, que luego de mucho trabajo la trajimos para Boedo, o el trabajo fino que hago con mi hija para que lleve en la sangre el orgullo azulgrana. San Lorenzo es eso, es amor, es su gente, es un sentimiento que no tiene explicación, es la familia, son los amigos con los que fuimos y vamos a la cancha. Para San Lorenzo todo es posible, lo único imposible es dejar de quererlo.

jueves, 14 de junio de 2012

YouTube y el fin de la televisión como alguna vez la conocimos

Artículo publicado en la página El Puercoespín (www.elpuercoespin.com.ar) En una noche lluviosa de noviembre pasado (NDT: de 2011), Robert Kyncl estaba en las oficinas de Google en New York City, sobre la Ninth Avenue, diagramando en el pizarrón el futuro de la TV. Kyncl tiene un alto puesto en YouTube, propiedad de Google. Es el arquitecto de la más grande transformación cultural en los siete años de historia de YouTube. Esgrimiendo un Magic Marker negro, trazó la expansión original de canales y la fragmentación de audiencia que han impulsado la historia de la televisión desde la era de los tres canales, cada uno con una audiencia masiva, hasta los cientos de canales de cable, cada uno atendiendo a un nicho –veinticuatro horas de noticias, comida, deportes, clima, música—, y a la naciente era del video de Internet, que trae canales para decenas de miles. “La gente fue de lo ancho a lo angosto”, dijo, “y creemos que seguirán en ese rumbo –pasando más y más tiempo en los nichos–, porque ahora el espectro de la distribución permite ser aún más angosto” (…) La gente prefiere los nichos porque “la experiencia es de mayor inmersión”, prosiguió Kyncl. “Por ejemplo, no hay un canal de cable dedicado a las carreras de caballos. Mucha gente ama las carreras de caballo y hay muchos avisadores a los que les encantaría pagar por ellas, pero no hay canal para ello por los costos. Tenés que programar un continuo de 24/7 (NDT: 24 horas los siete días de la semana) y necesitás un transpondedor para poner tu señal en el satélite. Con Internet, todo es a pedido, así que no tenés que programar 24/7 —sólo necesitás unas pocas horas”. Durante los últimos sesenta años, los ejecutivos de TV han estado tomando la decisión de quémiramos en nuestros livings. A Kyncl le gustaría cambiar eso. Por tanto, YouTube, hogar de los videos granulados de teléfono celular y de perros que hacen skateboarding, se tornará profesional. Kyncl ha reclutado productores, editores, programador y conductores de los medios tradicionales para crear más de un centenar de canales, la mayoría de los cuales debutarán en los próximos seis meses –una especie de YouTV. El video online, que ofrece Internet, va a enfrentar a la TV tradicional en una escaramuza de la incipiente guerra por el tiempo de pantalla (…) De acuerdo con Forrester Research, para 2016 la mitad de los hogares (NDT: de los Estados Unidos) tendrán equipos de Wi-Fi en sus televisores que les traerán todos esos nuevos canales a sus livings, tentando a la gente a cancelar sus costosas suscripciones de cable. El único modo de crecer para las cadenas y los canales de cable será comprar los canales de la web (…) YouTube fue creado por tres ex empleados de PayPal, en un garaje de Silicon Valley, a principios de 2005. De acuerdo con dos de los fundadores, Chad Hurley y Steven Chen, un diseñador gráfico y un ingeniero de programación, respectivamente, la idea salió de una cena en la casa de Chen en San Francisco en el invierno de 2004-05. Los invitados habían hecho videos unos de otros, pero no podían compartirlos fácilmente. Los fundadores imaginaron una versión en video de Flickr, un sitio popular para compartir fotografías. Todo el contenido del sitio sería generado por los usuarios: “Filmaciones personales reales que son tomadas por gente común”, según lo describió Hurley. El tercer fundador, Jawed Karim, también un ingeniero de programación, tenía una fuente adicional de inspiración: “el desperfecto del ropero” (NDT: eufemismo en inglés para referirse a una exposición accidental de las partes íntimas de una persona) de Janet Jackson en una transmisión de CBS del show en el intermedio del Super Bowl. El incidente generó una enorme cantidad de comentarios, una multa del F.C.C. y una demanda que llegó hasta la Corte Suprema, pero si uno había perdido la transmisión en vivo, se había quedado afuera. En la noche del 23 de abril de 2005, Karim subió su primer video a YouTube –una filmación de dieciocho segundos de él mismo parado enfrente de la jaula de un elefante en el Zoológico de San Diego, vistiendo una campera de montañista de tamaño inadecuado. Dice: “Lo cool sobre estos tipos es que tienen trompas realmente, realmente, realmente largas y eso es cool”, sonríe un poco y termina con: “Y eso es todo lo que hay para decir”. La civilización ya no sería la misma. Para cuando la versión beta de YouTube apareció online, en mayo de 2005, su archivo tenía varias decenas de videos, provistos en su mayoría por los creadores y sus amigos; Chen contribuyó con un par sobre su gato, Stinky. Obviamente, el tráfico era poco. YouTube era algo así como “America’s Funniest Home Videos” (Los más divertidos videos caseros de los Estados Unidos), pero sin lo divertido. Los creadores no tenían financiamiento externo por entonces y pagaban el equipo y la banda ancha con las indemnización que habían recibido de Pay Pal cuando eBay compró la compañía, en 2002; algunos de los costos terminaron en la tarjeta de crédito de Chen. La situación lucía mal. En una filmación de ese mes en un garage, los fundadores discuten su encrucijada. Chen dice: “Me empecé a deprimir hacia el fin de semana”. Alguien dice: “Esto es patético”. Los fundadores decidieron que unos videos de chicas lindas podrían ayudar y pusieron avisos en Craigslist ofreciendo cien dólares por diez videos de mujeres atractivas. Ninguna respondió. El 20 de junio, Karim escribió en un e-mail a Chen y Hurley: “Si queremos sumar a un montón de usuarios que vuelvan, tenemos que enfocarnos en gente que nunca subirá un video en su vida. Y esos son los verdaderamente valiosos, porque pasan el tiempo mirando”. Lo que los espectadores querían era videos de música, fragmentos de “Saturday Night Live” y episodios de “South Park” —contenido profesional. “Y si miran, es como la TV, lo que implica un montón de valor agregado”, añadió Karim. En mensajes que luego se convirtieron en la pieza central de una demanda multimillonaria por violación del copyright de Viacom contra YouTube, en 2007, tanto Karim como Chen abogaron por una actitud liberal respecto de contenido con copyright. Si los propietarios del contenido pedían a YouTube que bajara un video, el sitio obedecería; de otro modo, los creadores lo dejarían. Premonitoriamente, Hurley escribió: “OK che, guarden su plata del almuerzo para algunos juicios”. Pero también él concordó con el enfoque “liberal”. En junio, el sitio incorporó cierta cantidad de nuevas características, incluyendo la capacidad de insertar videos de YouTube en otros sitios y links entre videos, y el tráfico comenzó a levantar. Para diciembre, YouTube tenía varios millones de vistas por día. Ese mes, “Lazy Sunday”, un fragmento de “Saturday Night Live” en el que Andy Samberg y Chris Parnell hacen un rap sobre comer cupcakes en la Magnolia Bakery e ir a la matinee de domingo a ver “Las Crónicas de Narnia” fue colgado en YouTube y visto más de cinco millones de veces antes de ser removido a pedido de NBCUniversal (…) En octubre de 2006, Google compró YouTube por 1.650 millones de dólares (Hurley y Chen hicieron el anuncio en un video de YouTube titulado “Un mensaje de Chad y Steve”; Karim, que para entonces había dejado la compañía, no estaba disponible, y de allí en más desapareció de la historia oficial de la compañía). En un año, Google había domado el Salvaje Oeste de la violación del derecho de propiedad intelectual que caracterizaba los días pioneros de YouTube, mediante acuerdos de licencia con grandes proveedores de contenido y gracias a un programa de manejo del contenido llamado Content ID, que alerta a los propietarios de copyright automáticamente cada ver que su contenido sube a YouTube. Los propietarios pueden elegir entre remover el contenido, vender avisos y compartir el dinero con YouTube, o utilizarlo como una herramienta de promoción. Content ID genera un tercio de los ingresos de YouTube (en junio de 2010, Louis Stanton, el juez de la extendida demanda de Viacom v YouTube concedió la posibilidad de un dictamen rápido a YouTube. Viacom ha apelado ese fallo y se espera una decisión pronto). Tras lidiar con los problemas de YouTube con el copyright, el C.E.O. de Google, Eric Schmidt, se concentró en la cuestión de ganar dinero. Los gastos de YouTube –principalmente los costos del ancho de banda de transmitir todos esos videos– excedían sus ingresos, que, como en el caso de Google, provenían de la venta de avisos. La impresión general entre los avisadores por entonces era que YouTube no era “seguro para las marcas” porque sus calles “no estaban limpias y bien iluminadas”, como me explicó David Cohen, vicepresidente ejecutivo de la agencia de publicidad Universal McCann. YouTube necesitaba trazar una estrategia similar a la de la búsqueda paga de Google. Pero aunque YouTube es el segundo motor de búsqueda más popular el mundo, mucha gente busca entretenimiento, que es diferente de buscar información y más difícil de emparejar con avisos; “lol” (NDT: abreviatura de Laughing Out Loud, algo así como Reír a Carcajadas) es uno de los términos de búsqueda más populares del sitio. Las búsquedas de palabras clave está confinada a la “metadata” –las etiquetas y los títulos de los videos; la búsqueda no puede entrar en los videos mismos. A menudo los videos están mal etiquetados y si vienen directo de teléfonos celulares pueden no estar etiquetados. Si alguien de Google podía resolver el problema del dinero era Salar Kamangar. Nacido en Irán en 1976, Kamangar llegó a los Estados Unidos con sus padres poco antes de la Revolución Irán. Se graduó en biología en Stanford y se quedó en Palo Alto a obtener un título en Economía. En 1999 asistió a una feria de empleo en el campus, done conoció a Sergey Brin, que estaba manejando el stand de Google, una nueva compañía que había fundado con Larry Page un año antes. Kamangar se convirtió en el empleado No. 9. Steven Levy, en su libro reciente sobre Google, “In the Plex”, describe a Kamangar como alguien que tiene “un brillo de éxito alrededor. . . como resultado de su desarrollo del sistema de avisos de Google”. Ese brillo, sin embargo, no se traduce en presencia física. Kamangar es de constitución delgada, hablar suave y tímido, especialmente con reporteros. Trajo su laptop a nuestra entrevista y la miraba cada tanto mientras hablábamos. Sus ojos se relajaban cuando se dirigían a la pantalla. En el otoño (boreal) de 2008, a pedido de Schmidt y Hurley, Kamangar comenzó a trabajar en el cuartel central de YouTube en San Bruno, California (Hurley permaneció en YouTube, pero cedió el manejo diario a Kamangar y abandonó totalmente en octubre de 2010). Las oficinas, aireadas y espaciosas, habían sido diseñadas originalmente para Gap. Hay un campo de golf en el atrio, con gnomos de jardín alrededor; globos rojos de helio flotan encima de los escritores de los nuevos empleados; las salas de conferencias del piso inferior tienen nombres de videojuegos famosos; y en el espacio central hay un tobogán triple muy grande, también en rojo YouTube. Por debajo de estos toques fantasiosos hay una seriedad de propósito que uno encuentro en los pequeños emprendimientos pero rara vez en compañías del tamaño de YouTube (más de setecientos empledos y creciendo rápido, a juzgar por los globos rojos). Bajo el liderazgo de Kamangar, YouTube ha seguido creciendo. Hoy tiene ochocientos millones de usuarios únicos por mes y genera más de tres mil millones de vistas por día. El equivalente a cuarenta y ocho horas de videos nuevos son subidos al sitio a cada minuto. De acuerdo con Nielsen, atrajo ocho veces más espectadores el año pasado que Hulu, propiedad conjunta de NBCUniversal, News Corporation y la Walt Disney Company, entre otras. Es la primera plataforma mediática verdaderamente global de la Tierra. El Programa de Socios de YouTube, iniciado en 2007, también ha florecido. YouTube vende avisos para los canales populares creados por estrellas nacidas en YouTube mismo —videologgers, comediantes sentados (una forma de comedio única de YouTube), artistas del mashup, autores de alcoba, Arreglalo-todos— y comparte sus ingresos con los creadores de los canales. Para la mayoría de los 30.000 socios de YouTube esto significa unos cientos de dólares al mes, pero los más exitosos quinientos socios ganan más de cien mil al año y, en algunos casos —Real Annoying Orange, un cítrico socialmente inepto que conversa con otras frutas; Shane Dawson, un comediantes de veintitrés años; y Michelle Phan, un gurú de belleza vietnamita-norteamericana, entre ellos—, ganan mucho más (…) A medida que YouTube crece, Kamangar y su equipo han luchado por mantener su algoritmo a la altura de las circunstancias. El algoritmo es esa máquina secreta de software que determina qué videos te sugiere la página de inicio, en base a tu historia de lo que viste, los videos que están de moda y los más populares videos del sitio. Sopesar cada uno de estos factores apropiadamente, a la vez que mantener una sensación de descubrimiento casual —esos videos con los que uno tropieza que son las delicias de YouTube—ha sido un desafío. Cuando los videos con más entradas se vuelven demasiado dominantes, el algoritmo es alterado para alentar una mayor diversidad. Demasiada diversidad, sin embargo, y a uno le parece que recibe sugerencias erráticas y deja de mirar. Pero hay una categoría en la que YouTube ha obtenido pocos progresos. El Tuber promedio pasa unos quince minutos por día en el sitio –un pálido resultado en comparación con las cuatro o cinco horas que el norteamericano promedio pasa enfrente de la TV cada día. El bloque estándar de programación de la TV dura veintidós minutos; en YouTube, son tres minutos. Como dijo Rick Klau, un ex manager de producto de YouTube que ahora es socio de Google Ventures, “damos a la gente siete u ocho oportunidades para salirse a lo largo de media hora”. La gente tiende a mirar YouTube en sus computadores en el trabajo. Una pausa de tres minutos cada dos horas no es, realmente, holgazanear; es más como una excursión al bebedero. En la TV, los programadores colocan ciertos shows juntos en la esperanza de que uno no cambiará de canal, y los canales promocionan los shows que siguen a continuación durante las pausas comerciales. Pero en YouTube uno es el programador y cada vez que un video termina uno tiene que tomar una decisión de programación: ¿qué debería mirar a continuación? Demasiado a menudo el algoritmo no ayuda a hacerlo. Si YouTube pudiera conseguir que la gente se quede en el sitio por más tiempo podría vender másavisos y subir el precio que cobra a los avisadores cada mil vistas, una tasa conocida en la industria como C.P.M. (pese al hecho de que YouTube tiene una cantidad mucho mayor de usuarios, va detrás de Hulu en la tasa de CPM, posiblemente porque la programación de formato largo de Hulu evita que los que miran se vayan tan pronto y porque los avisadores prefieren estar asociados con el contenido hecho para ser transmitido –profesional—que ofrece Hulu). Los avisadores gasta unos 60.000 millones de dólares por año en la televisión y sólo tres mil millones en video online. Claramente beneficiaría a YouTube tener contenido premium, el tipo de cosa que uno puede ver en Netflix y Hulu. Pero los propietarios de ese contenido eran reticentes a entregarlo a YouTube, fuera porque podían hacer más dinero vendiéndolo en otra parte, fuese porque no confiaban en YouTube/Google. Kamangar necesitaba a alguien que les hiciera comprender qué valiosa podía ser para ellos la audiencia de YouTube. En 2005, Kyncl se ofreció a mirar el negocio del video en streaming. En esa época, el método usual de obtener música o video en Internet era descargar el archivo. La Tienda iTunes de Apple, lanzada en 2004, vendía descargas. Se creía que el video en streaming –que permite ejecutar un archivo que reside en un servidor remoto (NDT: es decir, sin necesidad de descargarlo en la propia computadora)— era un método menos deseable porque la calidad de la imagen era, a menudo, inferior. “Todas las compañías estaban concentradas en las descargas en esa época”, me contó Kyncl. “Y entonces, un día, vi eso llamado YouTube y pensé: Wow, un montón de gente está mirando videos granulosos en esto; obviamente, están dispuestos a negociar fidelidad por utilidad. Fue una revelación”. El servicio de streaming debutó en Netflix en 2007 –ofrecía películas y programas de televisión, y rápidamente prendió entre los suscriptores. Por el precio de una suscripción a Netflix, que era de unos 10 dólares por mes, uno podía ver tantas películas como quería; si no le gustaba una, podía comenzar otra. “Introdujo el zapping en las películas”, dice Kyncl. Para mucha gente, Netflix era el primer vislumbre de un tipo de cáliz sagrado en contenido: elección ilimitada, toda a pedida, y disponible en cualquier aparato conectado a Internet. Para 2010, el streaming se había convertido en una parte principal del negocio de Netflix. Su cotización en la Bolsa se elevó a las nubes. Pero, grande como era para Netflix, el potencial del negocio del video en streaming era aún mayor. Las computadores estaban comenzando ya a cambiar la experiencia de ver TV al permitir a los usuarios acceder a programas y películas en laptops, teléfonos y aparatos de juego. La siguiente fase serían los televisores conectados a Internet mediante Wi-Fi, que permitirían a los usuarios ver tenido original de la web en TV (…) En la television, el tiempo de aire es un recurso escaso y la programación de calidad más escasa aún, y cara de producir. Los escritores pasan meses o años desarrollando una idea, que luego ofrecen a ejecutivos de cadenas y cables, que toman decisiones basados, al menos en parte, en su “intuición”. La mayoría de las ideas nunca logran ser producidas. Si un proyecto recibe luz verde, las cadenas o canales de cable la compran y financian su producción, y los creadores tienen que renunciar a todo o parte de su control sobre el material. Pero en YouTube, el “tiempo de aire” es infinito, la producción de contenido cuesta a YouTube casi nada y la cantidad, no la calidad, es el fondo de la cosa. “YouTube da luz verde a todo”, como me dijo Tim Shey, director de la división para dirigir a los creadores de contenido del sitio, YouTube Next Lab. Toca a la audiencia, no a la intuición del ejecutivo, decidir qué vale la pena mirar. “He trabajado en TV y he sido el que daba luz verde a los proyectos”, continuó Shey. “Créame, el sistema de YouTube funciona mucho mejor”. Kyncl me dijo que para Google no tiene sentido introducir “un sistema de decisiones basado en la intuición en una cultura basada en la cuantificación numérica de todo (…)”. Cuando me encontré con Kamangar, en California, me dijo que creía que el tiempo de pantalla se expandiría, de modo que la batalla por los ojos (de la audiencia) no era un juego de suma cero. “Nuestros datos sugieren que la visión de la TV está en alza”, dijo. “Parece que se ha incrementado de cuatro a cinco horas en años recientes, y creemos que seguirá subiendo. El tiempo de pantalla en general aumentara. Despierto con un Droid junto a mi cama e inmediatamente miro a la pantalla para ver mis instrucciones”. Al mencionar la pantalla, sus ojos echaron una mirada anhelante hacia su laptop. “Esa es la tendencia –más tiempo de pantalla— y creemos que beneficiará a YouTube”. Kyncl ve la situación en términos más absolutos (…) “Somos nada en comparación con la TV”, dijo. “Y es por eso que vine a YouTube. Quiero que esto (señaló el tiempo de pantalla de YouTube) suba, y a lo grande, porque creo que podemos. Y, si lo hacemos, esta industria (la TV) equivale a trescientos mil millones de dólares en el mundo, y esperamos ver que algo de eso cambie de manos”. (…) ¿Y si YouTube pudiera conseguir escritores, directores y productores profesionales para crear contenido original para su sitio? Como lo planteó Kyncl, “YouTube ya tiene muchos canales, pero son usados más como una vía para que los creadores de contenidos organicen su relación con YouTube y suban videos que como un mecanismo de descubrimiento para el espectador”. YouTube no quería poseer o desarrollar contenido (…) “Lo que hicimos es comisionar la creación de canales. No le decimos a la gente cómo programar los canales. Tenemos ciertos requerimientos de volumen –por ejemplo, se pedirá a los canales que suplan una mínima cantidad de horas de programación por semana–, “pero no tomamos decisiones sobre cada show”. A principios de 2011, Kyncl comenzó a reunirse con creadores de contenido de una variedad de medios –películas, TV, música, papel (…) Ofreció varios millones de dólares de financiamiento como anticipos de futuros ingresos publicitarios para que desarrollaran sus proyectos. Una vez que los avances fueran recuperados, YouTube compartiría los ingresos con los creadores. YouTube tendrá derecho exclusivo sobre el contenido durante un año, pero los creadores retendrán la propiedad. YouTube será responsable de vender los avisos, pero no invertirá en promover los canales del modo en que lo hace la televisión tradicional (…) Como la televisión misma, el negocio de la publicidad en TV ha tenido que aprender a lidiar con la fragmentación de la audiencia. En los ’60 y ’70, no era inusual que las tres mayores cadenas capturaran de 85 a 90 por ciento de la audiencia disponible prime-time. Esto permitió a los avisadores crear marcas nacionales. En los ’80, cuando prendió el cable con canales como CNN, TBS, MTV y Lifetime, comenzó a sacar astillas de audiencia a las cadenas (…) Los nichos entregan menos gente a los avisadores, lo que no es bueno, pero en teoría también entregan una audiencia más comprometida y cuantificable, lo que podría ser bueno si significa que uno puede dirigirse más eficientemente a gente especialmente receptiva al propio mensaje. No obstante, muchas de las más grandes marcas persisten en perseguir lo que queda de las audiencias masivas de antaño, razón por la cual el tiempo publicitario del Super Bowl es tan caro. En YouTube, los nichos serán aún más nichos, y las audiencias aún más pequeñas. Pero esas audiencias estarán más comprometidas y serán mucho más cuantificables. Los avisadores tienen que confiar en ratings e investigaciones de mercado para obtener incluso una tosca aproximación a quién está mirando qué show. Dado que YouTube llega por Internet, la compañía sabrá exactamente quién está mirando –no sus nombres, pero sí sus historias como espectadores, sus búsquedas, sus compras, su ubicación aproximada y sus conexiones sociales online. Como me explicó Shishir Mehrotra, manager líder de producto en YouTube, “la publicidad se realizará a nivel de la audiencia en lugar de a nivel del show. El contenido no sera más un sustituto de la audiencia —nosotros sabemos quién es la audiencia. Conocemos sus preferencias, los tipos de show que le gusta mirar” (…) Esa es, al menos, la teoría. Pero compras basadas en la audiencia es un poco tenebroso, en términos de privacidad, y tiene alarmantes implicaciones demográficas y de clase. ¿El uno por ciento mirará avisos de Mercedes durante el Super Bowl, mientras el resto de nosotros miraremos avisos de Walmart? ¿La publicidad basada en la audiencia es práctica siquiera? Una agencia tendría que hacer treinta avisos para treinta sub-nichos. Digamos que un cliente quiere dirigirte a las 21.000 personas suscriptas actualmente al canal de YouTube Vegan Black Metal Chef . “Entonces tendrá que contratar a un comprador de espacios que sea experto en Vegan Black Metal”, apuntó David Cohen, de Universal McCann. “Desde un punto de vista de recursos humanos, no tiene sentido alguno, a menos que se pueda automatizar”. De acuerdo con Cohen, es lo que está comenzado a ocurrir (…) La mayoría del nuevo contenido, anunció Kyncl, estará “saliendo” en la primera mitad de 2012 (…) Aquí, versión completa y en inglés de este artículo. *** (…) Desde el primer receptor de TV hasta la era del color transcurrieron unos 40 años. Para el siguiente salto tecnológico las pantallas de tubos debieron aguardar 35 años. Sin embargo, en los últimos cinco años los televisores ingresaron en un período de evolución constante, hasta alcanzar el rótulo de inteligentes. Los televisores inteligentes, cuyo principal atractivo es la posibilidad de conectarse a la Web mediante un receptor inalámbrico o un conector Ethernet, ya llegaron a la Argentina. Y en un mes saldrán modelos más avanzados. El rango de los equipos con paneles LED que cuentan con esta solución es de 32 a 65 pulgadas y su precio base ronda los 5 mil pesos. Los más caros, que pasan los 35 mil pesos, son 3D. Las marcas que compiten en este rubro de gran proyección son: Sony, Samsung, Philips y LG. Y si bien el concepto tiene algunos años dando vuelta, la clave de esta convergencia es que cada fabricante desarrolló para sus aparatos una suerte de sistema operativo para controlar los servicios y aplicaciones que lo contienen. Pero el ecosistema va mucho más allá de consultar el correo, navegar por las redes sociales, leer noticias, ver videos, fotos y escuchar temas musicales. Este nuevo entorno se integra con diferentes canales locales que brindan contenidos exclusivos. La mayoría de las ofertas son gratuitas, pero habrá algunas excepciones. Sobre esta modalidad, Manuel Altman, gerente de contenidos de LG, explica “por el momento tenemos 15 portales y antes de fin de año pensamos llegar a los 80. La calidad general es de televisión pero hay algunos en HD. El servicio es sin cargo, nosotros sólo acomodamos la información que hay en la red. Los canales de aire también van a estar y se van a poder ver capítulos atrasados”. El gran impulso de este híbrido digital –mitad tableta descomunal y mitad teléfono inteligente– es el desarrollo de aplicaciones televisivas (APP TV). Para 2015, según estimaciones de la consultora GigaOM Pro, 6 de cada 10 televisores que se comercialicen vendrán con conexión a Internet, mientras que 70% incluirán una plataforma y tienda de softwares. En este cambio de paradigma, el televisor pretende desplazar a la PC y ser el centro de entretenimiento hogareño. Sobre esta posibilidad, Luis Massuh, gerente de Marketing de Sony explica que “nuestro sistema permite manejar widget, ver videos de YouTube, TN, Clarín, navegar por Internet, realizar videoconferencias por Skype y bajar nuevas aplicaciones”. Para acceder a las páginas, estos aparatos vienen con un control remoto especial con nuevas funciones. Lo novedoso es que también se pueden operar con un smartphone (Android o iOS de Apple), desde la notebook, en el caso de Sony, para aprovechar el teclado. De acuerdo a un informe sobre el mercado mundial de la televisión, elaborado por iSuppli, para finales de 2010 se habrán vendido más televisores con Internet que con 3D. Según las estimaciones de esa compañía, este año los televisores con conexión sumarán cerca de 28 millones de unidades, frente a sólo 4 millones para los 3D. Una de las claves de este sistema basado en Internet pero pensado para la TV es su simplicidad. “Sólo hay que conectarlo a Internet y usarlo. Lo recomendable es tener una conexión de 2 MB”, advierte Alexander Pierrou, Gerente de TV de Philips Argentina. “Vamos a contar con unas 300 aplicaciones y canales gratuitos. Pero si querés ver un partido de fútbol, un concierto o una película en estreno, vas a tener que pagar”. Aquellos que tengan un aparato sin acceso a la red y quieran aprovechar estos beneficios, tienen la posibilidad de hacerlo a través de algunos equipos Blu-ray, que hace las veces de sintonizar digital.

domingo, 25 de septiembre de 2011

La política del sí o del si


El idioma castellano encierra muchos misterios, demasiados laberintos y un sinfín de conjugaciones que lo hace uno de los idiomas más complejos para aprender. Particularmente a mí siempre me sorprendió la cantidad de palabras que se escriben igual pero conllevan distintos significados. Es tan traicionero el lenguaje a veces que puede descubrir a dos personas argumentando desde la misma palabra dos posiciones contrapuestas.
Sí como afirmación, sí como verdad que le da movilidad y sustento al mundo o simplemente sí como testigo de varias afirmaciones en las que se basa la realidad. Por otro lado el otro si, como condicional, como entidad de lo que podría llegar a ser, casi un intento de ficción ante una realidad, lo contafáctico.
La última campaña para las elecciones primarias y este incipiente comienzo de la cuenta regresiva hacia octubre, muestra algo bastante parecido a lo antes expuesto. Mientras Cristina Fernández de Kirchner (y cualquier representante del Poder Ejecutivo que busque la reelección con una gestión seria detrás) sólo se dedica a contar lo que se hizo, en qué situación recibió el gobierno y los desafíos que faltan por realizar. Tener por detrás la Asignación Universal por Hijo, los dos aumentos por año a los jubilados, las paritarias abiertas para los trabajadores, la extensión de la AUH para embarazadas; todas normas que no resisten la más mínima crítica. Y la oposición lo sabe.
Justamente en el otro lado se encuentra la dura tarea de la oposición de cómo enfrentar a un Gobierno que tiene tanta aceptación popular y tan pocas aristas para poder criticar o proponer un escenario superador. Solo la inflación y la inseguridad pueden ofrecer un poco de tierra fértil aunque la tarea que ya se realiza desde el Estado opaca un poco este nicho de mercado. Entonces ¿cuál puede ser la estrategia para esta campaña y elección esquiva? Básicamente aferrarse el SI sin acento y proponer otra historia. Generar frases como “Tenemos con que” de Duhalde, “un hombre distinto” de Alfonsín o “Soplan vientos de cambio” de Binner, no hacen más que abonar la teoría de intentar ofrecer otro país al que se está llevando adelante sin dar un verdadero motivo para hacerle frente a un cambio de algo bueno hacia el vacío de la incertidumbre.
En ese sentido, Alberto Rodriguez Saá o su alter ego “el Aberto” usó un teorema muy conocido en la política y bastante más rendidor (aunque los números no digan lo mismo) que es el de mostrar los aspectos positivos de su gobierno provincial, dejando la ventana abierta a replicarlos a nivel nacional. Aquí el si condicional adquiere un ampara del sí real de la gestión puntana.
A la luz de los resultados de las elecciones primarias, cualquiera puede hacer el análisis que las campañas de la oposición estuvieron equivocadas (tal vez a excepción de Altamira, que logró su cometido) pero se hace muy difícil tratar de generar un cambio en un gobierno que a priori tiene una buena gestión desde la campaña vacía de contenidos y llenas de slogans. Un votante opositor tal vez hubiera esperado un paquete de propuestas, la discusión de las mismas y que los convenzan de cuáles son las fallas del gobierno de Cristina y cómo mejorarlo. Tema por tema y voto por voto, algo que la política moderna pareciera haber olvidado.
Mientras tanto, se planteó una suerte de intento de universo paralelo, el si de “podría pasar otra cosa” pero sin profundizar si sería mejor o peor, ante el sí rotundo que se posa en la gestión realizada y no supo ser debatida. La campaña de la oposición fue una campaña de legitimación, en un lugar donde nada tenían que legitimar y todo tenían por hacer. Hablar del sí o no del si.

jueves, 7 de julio de 2011

Las comunas


Cuando la Ciudad de Buenos Aires dejó de ser un territorio federal para convertirse en un Ciudad Autónoma tuvo que seguir varios pasos. En principio dictar una Constitución que promulgara el funcionamiento de la nueva estructura política y administrativa, para luego abocarse a sus nuevas normas de funcionamiento político-administrativo y a la transición hacia ellas.
Entre una de esas nuevas formas de participación política tuvo lugar el proyecto de Comunas para acercar algunos niveles de gestión y planificación a los barrios y así poder gestionar desde el lugar donde se presentan las necesidades con personas que vivan en cada espacio comunal. Y, al mismo tiempo, apostar a una instancia más directa de la democracia, permitiendo a los vecinos poder planificar y gestionar dentro de su propio barrio algunas de las políticas a realizar en ellos.
Es por ello que no se puede entender el concepto de Comunas sin la idea de descentralización. El Estado delega en estas unidades de gestión política y administrativa con competencia territorial y algunas de sus facultades para que, participación de los vecinos, organizaciones no gubernamentales y partidos políticos mediante, se puede lograr una gestión más eficiente y adecuada a las distintas prioridades de cada una de las Comunas.
Las Comunas estarán organizadas por un Consejo Comunal liderado por el Presidente del Concejo elegido a tal efecto, un Consejo Consultivo Vecinal y Áreas de Gestión que contarán con un espacio de participación vecinal y otro de Control Comunal integrado por organizaciones no gubernamentales. Algunas de sus facultades exclusivas serán las de planificar y ejecutar trabajos de mantenimiento urbano de las vías secundarias (no Avenidas o calles circuladas por líneas de colectivos); mantenimiento de espacios verdes; planificación, presentación del anteproyecto y ejecución del presupuesto anual de la Comuna; presentar iniciativas a la Legislatura o al Poder Ejecutivo; llevar adelante acciones que contribuyan al mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de cada Comuna, etc. También existirán otro tipo de facultades que serán compartidas con el Poder Ejecutivo en acciones que comprendan la Ciudad como una totalidad, como por ejemplo obras que comprendan más de una comuna o el mantenimiento de Avenidas.
Para llegar a la conformación de la Comunas, que estarán divididas en conjuntos de barrios según la cantidad de población (son de entre150 mil y 220 mil habitantes), la Ley de Comunas 1777 establece un plazo de transición hacia la eliminación de los Centros de Gestión y Participación (CGP) y la posterior implementación de las administraciones comunales con las autoridades electas. Para ello el Poder Ejecutivo de la Ciudad debe llamar a elecciones para elegir a las Juntas Comunales. Luego de varias idas y vueltas, las elecciones serán celebradas el 10 de Junio próximo, poco más de 4 años después de lo que estaba pactado por ley.
Hoy por hoy, según las encuestas realizadas en todos los distritos, más de un 60% desconoce lo que van a elegir el domingo. La ley decía que era responsabilidad del Gobierno Porteño crear una campaña de educación y concientización de lo que son las comunas. Claramente la campaña brilló por su ausencia, atento a otras prioridades como intentar desesperadamente tapar la pésima administración macrista con opulentos afiches, pochoclos y globos.
Pero como el periodismo sigue siendo servicio, más allá de algunas personas que dedican esta hermosa profesión a la satisfacción de sus negocios personales, vaya este pequeño bálsamo de información y esperemos que les sea útil para arrancar el domingo un poquito mejor informado.